Constelación Familiar Coronavirus

Constelación Familiar sobre el Coronavirus

 

El 29 de Febrero, 2020, en Pontevedra (Spain), hicimos una Constelación Familiar sobre el Coronavirus.

Por si te interesa, voy a intentar transcribir aquí los movimientos más importantes que recuerdo.

Fue una constelación ciega. Para quienes no conocen ese tipo de constelación, significa que los representantes no sabían qué personajes estaban representando. Tan solo el facilitador y otra persona que los posicionó en el centro de la sala.

Representantes seleccionados: la «conciencia», la «gente», la «industria» y el «coronavirus».

Unos minutos después de colocar a los representantes, la «conciencia» y la «gente» se tumban en el suelo en posición fetal y con los ojos cerrados.
El representante del «coronavirus» observa y siente que algo está pasando, y al poco tiempo dice: «Esto no tiene nada que ver conmigo» o «yo no tengo nada que ver con esto». (no sabía que estaba representando al coronavirus).
El representante de la «industria» se sentía muy poderosa y parecía estar por encima de todo esto.

La constelación se hizo pesada, porque apenas había movimiento. Pasaron unos 20 minutos y la representante de la «conciencia» empezó a despertar, levantarse despacio, y se sentó en una silla, desde donde empezó a observar. El representante de la «gente» empezó a despertar un poco después y se fue levantando despacio. La «conciencia» empezó a sonreír y a mirarlo todo. Dijo algo así como: empiezo a verlo todo claro, y sonreía. Estaba como alucinando con el despertar y ver. Al final de la constelación, se les dijo a todos los papeles que estaban representando, y comentamos la constelación.

El 15 de Abril de 2020, le pedí a la representante de la «conciencia» que me enviara un texto describiendo brevemente su experiencia. Esto es lo que recuerda: «En mi representación como la «conciencia», en un principio sentí cansancio, y después poco a poco iba despertando, y sentía impotencia de ver cómo la representante de la «gente» solo se lamentaba y decía que se sentía mal. Mostraba malestar y dolencias, y no quería abrir los ojos, simplemente se lamentaba y se quejaba.
La persona que representaba al «virus», estaba ahí y decía que no sabía por qué estaba ahí. Y la que representaba las grandes industrias, estaba muy bien, como sintiéndose superior a todo y a todos, y que no le afectaba nada el problema, todo lo contrario.
Recuerdo que al principio estaba mirando fijamente a la representante de la «gente», y estaba cansada y aburrida de ver esa actitud tan pesimista, tan decaída, y ella me miraba a mí. Yo, medio sonriendo le decía: «A ver, estoy aquí». Y, no lo recuerdo bien, pero se fue levantando y empezamos a miramos y nos reíamos, … bailemos. Es lo que recuerdo.

Acabo de leer la constelación a mi hijo de 18 años para ver si era fácil de entender, y su única pregunta fue: ¿A cuanto equivale 20 minutos en la vida real?
@AngelPrimal
http://constelacionesfamiliares.es

CONTINÚA EN UNIDOS POR EL VIRUS >>>

Deja un comentario